Alba infinita: la utopía distópica de un mundo sin capitalismo

Alba infinita: la utopía distópica de un mundo sin capitalismo

Tras descubrir los artículos sobre el viaje en el tiempo del escritor David Nel, no pude resistirme a la tentación de leer su primera novela, Alba Infinita, publicada en 2015 y catalogada como libro distópico (ver ¿qué es distopía?).

David Nel, con su formación en Administración y Dirección de Empresas y su experiencia profesional en consultoría, insufla ilusión por un mundo utópico que funciona sin capitalismo. Gracias a los personajes podemos imaginar lo que sería vivir allí. A medida que avanzamos en la lectura vamos descubriendo que todo no es tan idílico como podría parecer… y es ahí donde aparece la distopía en la historia.

Alba Infinita portada

Resumen Alba Infinita

En un futuro cercano (empieza en 2054), Chipre se convierte en el primer país funcionando con una Economía Basada en Recursos (EBR), y disfruta de una prosperidad y una felicidad envidiadas por el resto del planeta, que estará sumido en una crisis financiera, energética y climática. Pero, ¿es oro todo lo que reluce?

Leah, una psicóloga americana que busca un hogar decente para su familia. Ande, un astrofísico español con una gran obsesión. Marcelo, un ejecutivo chileno que se instala en Chipre. Y Lin, una activista china por el medio ambiente que es perseguida por su gobierno. Todos ellos descubrirán la verdad detrás de esa utópica vida.

Temas principales de Alba Infinita

Algo que debo destacar de este libro es la gran documentación que se percibe al leerlo. Además, David Nel vulgariza nociones económicas como los buenos escritores de ciencia ficción hacen con otras ciencias. Para alguien como yo, sin grandes conocimientos de economía, todo era fácilmente comprensible.

¿Cuáles son los 4 temas que me han marcado en Alba Infinita?

1. La economía basada en recursos (EBR)

Desde que he leído Sapiens de Yuval Noah Harari he comprendido lo díficil que es cambiar el modelo économico del capitalismo que tenemos. Es algo que me preocupa porque en la situación actual se promueve la desigualdad social y se destruye el medio ambiente, tal y como nos lo muestra Alba Infinita en su prospección futurista. Pero es díficil encontrar alternativas al capitalismo que puedan funcionar. La proposición de una Economía Basada en Recursos (EBR) parece muy tentadora. El dinero no existe, es remplazado por un sistema centralizado de intercambio de recursos (como su nombre indica).

Alba Infinita Economía basada en recursos (EBR)

El concepto me intrigaba lo suficiente para hacer que leyera el libro bastante rápido. Creo que merece más reflexión, y por eso agradezco que David Nel publicara un artículo sobre la EBR para saber más tras finalizar Alba Infinita. Aquí dejo el enlace al artículo de su blog: https://www.davidnel.com/laebrutopiaorealidad/.

Fue una gran idea utilizar la isla de Chipre para imaginar este mundo utópico basado en la EBR. Vemos por ejemplo que con el covid las islas consiguen contener y reducir bastante mejor el virus. E históricamente, las primeras utopías se encontraban en alguna isla perdida (ver ¿qué es utopía?). David Nel lo justifica de forma racional: «Una EBR no podría ser implantada a escala global sin una hecatombe económica que acabara con el capitalismo. Encambio, un experimento aislado podría funcionar, y Chipre con su aislamiento geográfico y su trayectoria económica parecía ser el mejor lugar» (cita resumida de la entrevista a David Nel en: https://www.falsaria.com/2015/05/alba-infinita-de-david-nel/).

2. Cambio climático y energías renovables

En el libro el mundo está sufriendo por el cambio climático. Alba Infinita cita la explosión de la planta petroquímica de Jilin en 2005 (un hecho real), que se repetiría en otra planta en 2030, liberando grandes cantidades de benceno y nitrobenceno. Existen muchas sequías, en particular en zonas áridas como Egipto, Siria o Israel, debido a un aumento de la temperatura mundial de casi dos grados, con incendios devastando gran parte de las selvas tropicales.

En España, Alba Infinita nos habla de los efectos del cambio climático con una ola de frío y grandes cantidades de nieve en el Madrid del 22 de marzo de 2029. Menos mal que la nieve de principios de 2021 no ha sido tan terrible como la de la novela. 😊

La sostenibilidad es uno de los mensajes leitmotiv de Alba Infinita con su objetivo de reducir los recursos, y por eso critica la expansion de la superficie de ganado talando bosques y destruyendo selva, por ejemplo.

Galatea, la ciudad más importante de Chipre creada para implantar la EBR, es presentada como una ciudad verde abastecida por energías renovables. David Nel nos habla incluso de una central termosolar con colectores cilíndricos parabólicos que pueden alcanzar los 5.000 MW. Y el agua de Galatea proviene de plantas desalinizadoras debido a la sequedad mundial.

Alba Infinita energías renovables

Al principio del libro encontramos el plano de Galatea y las descripciones del urbanismo de la ciudad. Son todos esos detalles los que demuestran el gran trabajo de documentación y worldbuilding del autor.

3. Tecnología futurista

Alba Infinita es claramente un libro de ciencia ficción futurista que especula sobre la utilización de productos tecnológicos. Hay varios ejemplos. Para empezar, los chips de identificación personal que creo recordar que remplazan los pasaportes y permisos de residencia.

También encontramos los implantes de filtros de aire en los pulmones para evitar el cáncer, pero solo accesible a las personas que pueden pagárselos. Algunos personajes utilizan «lentes», un dispositivo de lentillas y auricular que no solo hace las funciones de un Smartphone de hoy en día, sino que también podría llegar a leer pensamientos. En esto último David Nel reconoce haberse inspirado en la serie distópica Black Mirror.

Lo que también preconiza Alba Infinita es una sociedad controlada por cámaras de seguridad en todos los sitios, un país «orwelliano» (ver distopía 1984 de Orwell).

4. La conquista del espacio

Alba Infinita no se queda solo en un libro distópico de ciencia ficción social. Ande, el astrofísico, nos permitirá descubrir los avances de la ciencia y de la tecnología sobre la conquista espacial. David Nel añade pequeñas explicaciones sobre el método de Walter Hohmann para las órbitas elípticas entre planetas. O sobre la utilización de láminas de grafeno para recubrir una nave espacial y reducir la radiación. Por citar algunos ejemplos.

Por lo que Alba Infinita es también un libro de extrapolación científica sobre los viajes en el espacio. No soy yo, con mis pocos conocimientos de física, la que va a juzgar de la credibilidad de la información que David Nel incluye en el libro. Pero sí que diré que todo me ha parecido muy plausible.

Pórtico saga los Heechees

Conclusión de Alba Infinita

Alba Infinita podría haber sido una utopía, pero David Nel nos muestra que las buenas intenciones pueden ser corrompidas, y descubrimos en realidad un libro distópico con reflexiones sobre la economía mundial, el cambio climático y el futuro utópico de la humanidad.

En cada capítulo uno de los personajes principales nos cuenta lo que vive, aportando una gran riqueza a la historia. Hay quien habla de política y medio ambiente, quien explica la conquista espacial y quien negocia en el mercado internacional. Temas muy variados.

Para ser una primera novela, transmite emoción con personajes entrañables y bastante intriga, aunque esto último es lo que quizás falta por mejorar ya que se pueden prever algunos giros en la historia. Lo que más me ha impresionado es el trabajo de documentación y vulgarización que ha conseguido David Nel en este libro y que merece toda mi admiración.

Si quieres leer gratuitamente sus dos primeros capítulos, te dejo el enlace al blog de David Nel: https://www.davidnel.com/alba-infinita/. Lo recomiendo a todos los amantes de libros distópicos y ciencia ficción.


Suscríbete a la lista de correo para estar informado de todo nuevo artículo de este blog:

La foto de de la portada es de Paul Povoroznuk encontrada en Unsplash. La foto del dinero con plantas es de Nattanan Kanchanaprat, la foto de la ciudad con paneles solares es de Jude Joshua, y la del cohete es de Peter Fischer, todas encontradas en Pixabay.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.