Conquista espacial en la Ciencia Ficción: problemas y dilemas

Conquista espacial en la Ciencia Ficción: problemas y dilemas

Crónicas marcianas de Ray Bradbury, 2001 una odisea espacial y Cita con Rama de Arthur C. Clarke son tres joyas de la literatura sobre la conquista espacial. Pero estos dos escritores presentan estas hazañas de manera diferente, con un trasfondo de temas sociales que les son propios.

¿Son los mejores libros sobre la conquista espacial? En mi opinión sí lo son, sobre todo por los mensajes que transmiten. Algunos de Arthur C. Clarke resonan en nuestra actualidad. Así que antes de hablar de estos libros, déjame que nos pongamos al día sobre lo que está pasando.

Conquista espacial: nuestra actualidad

Seguro que has oído hablar de Elon Musk y su empresa privada SpaceX. Como en este año 2020 no hemos tenido suficientes sorpresas 😉, Elon Musk no se ha quedado confinado y ha seguido con sus proyectos:

1/ Los satélites Starlink : les hemos visto despegar durante el confinamiento en una extraña fila india. El objectivo es que todo el mundo tenga acceso a internet:

2/ El lanzamiento de Crew Dragon: se trata de la cápsula espacial que ha llevado a varios astronautas a la Estación Espacial Internacional (ISS). Pero también vimos el aterrizaje de vuelta del cohete propulsor Falcon 9, haciéndolo reutilizable.

Es un gran paso para la ingeniería pero una pequeña preocupación para mí 😉. Te lo explico más abajo.

Conquista espacial en libros de ciencia ficción

Estos éxitos de la ingeniería representan un progreso en la conquista espacial, y crean expectativas en muchas personas. ¿Podremos algún día viajar al espacio? ¿Viviremos pronto en una ciencia ficción? Por si fuese así, preparémonos a ese viaje con tres libros de ciencia ficción que merecen mucho la pena y que nos hacen reflexionar sobre temas sociales específicos:

1. Crónicas marcianas de Ray Bradbury

Ray Bradbury escribió en 1946 este libro de relatos por necesidad, ya que la editorial solo quería publicarle una novela, y concatenó una serie de historias para hablarnos de la conquista de los terrícolas del planeta Marte. Por aquel entonces la verdadera conquista espacial no había empezado (hasta once años más tarde, el 4 de octubre de 1957, no se lanzó el primer satélite Sputnik 1 por la Unión Soviética), así que había mucho sitio para la imaginación.

Conquista espacial Crónicas Marcianas de Ray Bradbury

Bradbury dijo que Crónicas Marcianas no podía ser considerado un libro de ciencia ficción, y es cierto que no tiene mucho de científico. En la historia, Marte se parece mucho a la Tierra, aparte por algunos cambios de color o de gravedad, y tiene una atmósfera respirable. Se trata de un planeta habitado por marcianos que ve llegar varios cohetes con terrícolas. Y la historia no entrará en detalles técnicos sobre los vuelos o la construcción de un mundo habitable en Marte, no. La trama es la exploración, la integración de los terrícolas y la colonización, y nos recordará la historia de la colonización de América.

Jorge Luis Borges dijo: “¿Qué ha hecho este hombre de Illinois, me pregunto, al cerrar las páginas de su libro, para que episodios de la conquista de otro planeta me llenen de terror y de soledad? ¿Cómo pueden tocarme estas fantasías, y de una manera tan íntima?”

Cada relato te sorprenderá: sueños premonitorios, fugas terrestres a Marte, reemplazo de personas por robots, hipnosis para defenderse de los colonos, la visión de la Tierra desde Marte, y la integración de los terrícolas en ese planeta.

“¿Qué arma podrían usar los marcianos contra las armas atómicas de los terrestres?

La respuesta era interesante. Telepatía, hipnosis, memoria e imaginación.”

Es un libro lleno de múltiples temas sociales: la locura, la soledad, la familia, el racismo, el duelo, el respeto… por lo que nos hace emocionarnos, como a Jorge Luis Borges. Y como no, Ray Bradbury trata también de sensibilizarnos sobre los riesgos de la bomba nuclear. Como lo hizo en Fahrenheit 451.

De todos los relatos de Crónicas Marcianas, mis preferidos son: Ylla, Los hombres de la Tierra, Usher II, El marciano, El picnic de un millón de años.

Crónicas Marcianas me sensibilizó sobre el peligro de dejar que intereses comerciales y personales se apropiaran o explotaran otros planetas.


2. 2001 una odisea espacial de Arthur C. Clarke

Los libros de Arthur C. Clarke no tienen nada que ver con Crónicas Marcianas, ya que son verdaderas historias de ciencia ficción dura, como dicen los expertos. Arthur C. Clarke fue un científico apasionado de astronomía que contribuyó a que los satélites pudieran ser situados en órbitas geoestacionarias alrededor de la Tierra. Sus historias sobre la conquista espacial tienen detalles técnicos y científicos basados en sus conocimientos, con solo unos ligeros toques de ficción.

Conquista espacial 2001 una odisea espacial de Arthur C. Clarke

Resumen de 2001 una odisea espacial

Fue publicado en 1968 un año antes de que el hombre llegara a la Luna. Trata de un sobrecogedor viaje interestelar en busca de la evidencia de que el ser humano no está solo en el cosmos. Según la historia del libro, la humanidad olvidó cómo los extraterrestres nos habían ayudado a ser más inteligentes y a dominar al resto de animales. Pero el descubrimiento en la Luna de un monolito mostró que existía una inteligencia extraterrestre, a la que los hombres buscan conocer.

2001 una odisea espacial es también muy conocida por la película que se filmó en paralelo de la escritura del libro, y que llevó a la cumbre a su director Stanley Kubrick.

Ahora, pasados ya tantos años desde que el hombre llegara a la luna, no parece tan extraño todo lo que Arthur C. Clarke describe en su libro. Pero en 1968 aportar tantos detalles sobre los viajes al espacio tuvo mucho mérito, ya que eran acontecimientos relativamente recientes, por ejemplo: el primer astronauta que salió de la Tierra fue en 1961 (antes solo se habían mandado a animales) y el primer «paseo» fuera de la nave espacial tuvo lugar en 1965 por un astronauta ruso: Alexei Leonov.

Conquista espacial astronauta fuera de la nave
No, no es Alexei Leonov 😉

Visionario

El libro resulta aún hoy visionario por la tecnología que cita: por ejemplo, una inteligencia artificial que controla la nave mientras los tripulantes viajan en estado de hibernación. O el simple hecho de utilizar la asistencia gravitacional de Júpiter para intentar llegar a Saturno, algo que la NASA consiguió años después de la publicación del libro con las sondas Pioneer en 1972 y con la sonda Cassini en 1997 (que tuvo mucha más repercusión pública).

La superpoblación

Una de las cosas que sorprenden del libro y de la película es el salto en el tiempo entre el principio que se desarrolla en la prehistoria de la humanidad y la continuación con un viaje espacial situado en el futuro 1999 (ahora ya nuestro pasado). Arthur C Clarke explicará esta conquista espacial por la preocupación que surgía en los años 70 con la sobrepoblación y sobre todo el aumento demográfico de China.

“Aunque el control de natalidad era barato, de fiar y estaba avalado por las principales religiones, había llegado demasiado tarde; la población mundial había alcanzado ya la cifra de seis mil millones… el tercio de ellos en China. En algunas sociedades autoritarias hasta habían sido decretadas leyes limitando la familia a dos hijos, pero se había mostrado impracticable su cumplimiento. Como resultado de todo ello, la alimentación era escasa en todos los países…”

Cita de 2001 una odisea espacial

No fue hasta 1979 (11 años después de la publicación del libro) que China no impuso la política del hijo único que ha evitado esa explosión demográfica china tan temida. Se estima que evitó unos 400 millones de nacimientos. Hasta 2015 ha sido una ley en vigor, ahora las parejas pueden tener dos hijos como máximo.

Contaminación espacial – síndrome de Kessler

Otro de los temas sociales que cita Arthur C Clarke en este libro con mucha anticipación es la contaminación espacial, algo que preocupa mucho actualmente a los detractores de SpaceX por su proyecto de lanzar sus 12000 satélites de internet, sin contar todas las otras empresas privadas que podrán hacer lo mismo:

“Algún día, había predicho alguien, la Tierra tendría un anillo como el de Saturno, compuesto enteramente por pernos y tuercas, sujetadores y hasta herramientas que se les habrían escapado a descuidados trabajadores de la construcción orbital”.

Cita del libro 2001 una odisea espacial.

Por ahora los algoritmos de IA calculan las trayectorias de los desechos a partir de una dimensión peligrosa y pueden evitar los choques. Pero a medida que lanzamos satélites y cohetes, esos desechos se multiplicarán, y según un científico llamado Kessler, llegará un momento en que será imposible evitar los choques, y estos a su vez, aumentarán exponencialmente , y consigo los desechos. Se le llamó síndrome de Kessler. Es un límite que algunos expertos no quieren pasar. Por eso se deben regular los viajes al espacio, y no dejar que toda empresa privada pueda hacer lo que quiera. Al día de hoy, no hay reglamentación al respecto. Es sorprendente que una preocupación de Arthur C. Clarke en 1968 siga siendo tan actual.

conquista espacial contaminación espacial efecto kessler

Encuentro con los extraterrestres:

Me parece muy interesante como Arthur C. Clark prepara al lector sobre un posible encuentro con extraterrestres, ya que nos habla de la experiencia de radio con la historia La guerra de los mundos de H.G. Wells (enlace Amazon), esa que mucha gente confundió con un noticiero donde anunciaban la invasión por los extraterrestres de la Tierra. Y nos cuenta para concluir que la humanidad entraría en pánico si supiéramos que hay vida inteligente extraterrestre. ¿Será cierto que algún día se nos mantendrá ignorantes de ese tipo de hallazgo? ¿Lo somos ya ahora?

La transferencia de la mente al ordenador

También se habla en este libro de la utilización de prótesis artificiales para todos los órganos, tema que también se evoca en Ubik de Philip K Dick (ambos influenciados por el primer trasplante de corazón en 1963). Pero 2001 una odisea espacial va más lejos y habla de traspasar el cerebro a una máquina:

El conflicto entre mente y máquina podría ser resuelto al fin en la tregua eterna de la completa simbiosis… (…) Atando cabos en las creencias de diversas religiones, especulaban que la mente terminaría por liberarse de la materia. El cuerpo-robot, como el de carne y hueso, sería solamente un peldaño hacia algo que, hacía tiempo, habían llamado los hombres “espíritu”.


3. Cita con Rama de Arthur C. Clarke

En Cita con rama, publicada en 1972, reconocemos algunas de estas preocupaciones de Arthur C. Clarke sobre la conquista espacial: la sobrepoblación, el encuentro con inteligencia extraterrestre, etc

Conquista espacial Cita con Rama de Arthur C. Clarke

Resumen de Cita con Rama

Cita con Rama es una de las novelas más premiadas del género de la ciencia ficción. Recibió en 1973 el premio Nébula, y en 1974 el Hugo, el Locus, y el John W. Campbel Memorial. Empieza hablando de dos hechos verídicos de nuestra historia: los impactos de dos enormes asteroides en Rusia:

“Tarde o temprano tenía que suceder. El 30 de junio de 1908 Moscú escapó a la destrucción por tres horas y cuatro mil kilómetros, un margen sustancialmente pequeño para las normas del Universo. El 12 de febrero de 1947 otra ciudad rusa se salvó por un margen aún más estrecho, cuando el segundo gran meteorito del siglo XX estalló a menos de cuatrocientos kilómetros de Vladivostok y provocó una explosión que rivalizaba en potencia con la bomba de uranio recientemente inventada”.

Y a partir de ahí explica que se desarrolló un sofisticado sistema para detectar la trayectoria de cualquier objecto que aparezca cerca de nuestro planeta… Gracias a esta predicción, se descubre en la historia un extraño asteroide que gira a una velocidad increíble, Rama, que, según todos los estudios, no volverá a pasar jamás por el Sistema Solar.

En un momento dado, empiezan a aparecer indicios de que Rama pueda ser artificial… Las supuestas implicaciones que ello conllevaría transforman, de inmediato, la inquietud en temor.

¿Podremos sobrevivir en la Tierra?

Es cierto que hay que tener en cuenta que la conquista espacial empezó en los años 50 durante la guerra fría entre la URSS y los EEUU. Por entonces, el miedo que había era que una bomba nuclear pudiera ser lanzada desde un país a otro. Pero al cabo del tiempo, la motivación principal fue la posibilidad de descubrir planetas habitables para poder huir del mundo si los recursos se agotaban, si había una catástrofe nuclear o un cambio climático debido a un meteorito (como pasó con los dinosaurios). Es todavía la razón principal del último proyecto de Elon Musk: StarShip. La conquista espacial comenzaría para él con el envio de centenas de personas para colonizar Marte. Aunque ahora sabemos que no estará habitada como imaginó Ray Bradbury en Crónicas marcianas.

Conquista espacial Starship SpaceX

Colonización de otros planetas del sistema solar y comunicación.

Los libros de Arthur C Clarke nos hablan también de la colonización de otros planetas. En 2001 una odisea espacial nos presenta al primer niño nacido en la Luna. En Cita con Rama, son varios los planetas habitados que se reúnen en el Comité Rama: Mercurio, Tierra, Luna, Ganímedes, Titán y Tritón.

Es curioso, de hecho, cómo Arthur C Clarke explica el problema de comunicación interespacial debido al tiempo que necesitan las ondas de radio para transmitirse en las distancias del espacio. No evita el problema inventando el ansible, como expliqué en el artículo sobre Los Desposeídos de Ursula K. Le Guin. Este útil de communicación estelar fue imaginado y conocido apenas tres años antes de la publicación de Cita con Rama. Una vez más, Arthur C Clarke se apoya y respeta a la ciencia. El Comité Rama tendrá pues que reunirse en persona. Pero no tendrá reparos en adelantarse a su época con la utilización de hologramas, tecnología que estaba seguramente en investigación por aquel entonces y que todavía no está completamente desarrollada.

El temor frente a una inteligencia superior al hombre

Es el dilema principal de este libro. ¿Cómo afrontarlo? ¿Con espíritu científico, teniendo que diseccionar o romper para estudiar a los extraterrestres? ¿con diplomacia espacial, respetando y estableciendo un contacto pacífico? ¿O de manera militar, destruyéndolo antes de que represente un riesgo para nuestra vida? Los personajes se hacen muchas preguntas.

Cuando ves la película de Life (Vida) donde un científico de la Estación Espacial Internacional se encariña con un pequeño micro organismo extraterrestre hasta que empieza a atacar a los astronautas, tienes claro que es un dilema que los científicos todavía no han resuelto, y que supondrá decisiones difíciles si algún día vemos llegar un meteorito como Rama o descubrimos un micro organismo vivo en otro planeta.

Conquista espacial película Life (Vida)

La vida extraterrestre

¿Pero qué es la vida extraterrestre? Esta es otra de las grandes preguntas que nos plantea este libro. Y una vez más Arthur C. Clarke entreabre la cuestión de la vida artificial. En este empeño por la conquista espacial ¿sabremos reconocer otras formas de vida? ¿O estamos condicionados por lo que conocemos en la Tierra?


Conclusión

Estos tres libros han desarrollado en mí una gran curiosidad por descubrir el espacio, pero también un enorme respeto que me empuja a protegerlo. Así que volviendo a nuestra actualidad, me preocupa que no exista reglamentación que pueda evitar la sobreexplotación del espacio por las empresas privadas. SpaceX no es la única en esta carrera por controlar la red de internet desde el espacio. OneWeb One World o Facebook son otros ejemplos de empresas privadas en Estados Unidos. Pero otros países también trabajan en ello. Por ejemplo, el proyecto Hongyun en China.

¿Por qué Space X necesita 12 000 satélites para garantizar internet en todo el mundo? Me resulta tan contradictorio como fue descubrir en pueblos de India que todo el mundo tenía un teléfono móvil y podía comprar Cocacola, pero seguía haciendo falta que las mujeres fueran a buscar agua a un pozo, y a salir al campo para ir al baño. ¿Por qué se necesita que haya sodas e internet en algunos sitios donde el agua potable no es prioritaria? Creo que por una simple razón: dinero, no veo ningún criterio social como nos intentan hacer creer.

Recomiendo muchísimo estos tres libros si te gusta la ciencia ficción, la astrofísica o la astronomía. Arthur C. Clarke puede resultar un poco difícil por sus descripciones detalladas de la tecnología utilizada en la conquista espacial, o podría considerarse un poco lento en las acciones. Pero tanto 2001 una odisea espacial como Cita con Rama tienen finales sorprendentes que enganchan hasta la última página. Ray Bradbury con Crónicas Marcianas es más accesible a cualquier lector, ya que es un compendio de relatos humanos en un mundo de ficción espacial.


Te dejo unos enlaces por si quieres comprar estos libros en línea. Crónicas marcianas aquí, 2001 una odisea espacial aquí y Cita con Rama aquí. Y si quieres comprar la película Life (Vida) que también recomiendo como película de acción aquí

Suscríbete a la lista de correo para estar informado de todo nuevo artículo de este blog:

La foto del cartel del blog con la imagen del espacio es de la NASA y la foto del astronauta es de Christian Wagner, encontradas ambas en Unsplash. La imagen de la contaminación espacial es de Orbital Debris Program Office – NASA Earth Observatory, y la nave Starship es una foto de SpaceX.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.