Los tejedores de cabellos, la mejor ciencia ficción alemana

Los tejedores de cabellos, la mejor ciencia ficción alemana

Hay libros de ciencia ficción que marcan por su originalidad, por la construcción de su mundo, o por su anticipación del futuro. Y hay otros libros que simplemente te marcan por un cúmulo de cosas. Andreas Eschbach utiliza en Los tejedores de cabellos el sentido de la maravilla a lo largo de todos los relatos. Desde el principio me impresionó la historia y su escritura, pero solo al final me di cuenta de la joya que acababa de terminar de leer. Vamos a analizarlo.

Publicación y premios de Los tejedores de cabellos

Se trata del primer libro del escritor alemán Andreas Eschbach. Fue publicado en 1995 y tuvo tal éxito en Alemania que salió de sus fronteras y fue traducido a varios idiomas. Esto supuso un hito ya que es raro que la ciencia ficción alemana sea conocida fuera de su país. Su estructura no es la de una novela, sino más bien la de una antología de relatos que están relacionados unos con otros, aunque haya que llegar al final para ver el vínculo entre todos.

Los tejedores de cabellos de Andreas Eschbach, libro

Se trata de un libro de ciencia ficción dentro del subgénero del space-opera. Y aunque en los primeros relatos no haya signos evidentes de ciencia ficción, poco a poco el desarrollo de la historia nos permite descubrir planetas, naves y estaciones espaciales e incluso mundos sin estrellas…

Ha ganado varios premios: En 1996 el Premio Alemán de ciencia ficción a la mejor novela; entre 2000 y 2001 varios premios en Francia, incluido el Grand Prix de l’Imaginaire 2001; y en 2002 el Premio Italiano a la mejor novela internacional. A España llegó traducido en 2004 gracias a Bibliópolis y ganó el Ignotus a la mejor novela extranjera en 2005. Una versión más reciente ha sido publicada por la editorial Alamut.

Resumen de “Los tejedores de cabellos”.

“Nudo tras nudo, día tras día, toda una vida entera, sus manos repetían los mismos gestos, anudando y volviendo a anudar sin parar los finos cabellos, como su padre y el padre de su padre habían hecho antes que él…”

¿No es extraño que un mundo entero se dedique así a tejer alfombras de cabellos? El objetivo es, se dice, decorar el Palacio de las Estrellas, donde vive el Emperador. Pero ¿qué es del Emperador? ¿No se oye que habría abdicado? ¿Qué está muerto, derrocado por unos rebeldes?

¿Cómo es posible? ¿El sol brillaría sin él? ¿Las estrellas seguirían aun centelleando en el firmamento? 

El Emperador, los rebeldes, los mil millones de alfombras de cabellos, es un largo camino que nos lleva a la verdad, de la ciudad de Yahanochia al Palacio de las Estrellas, y hasta el Palacio de las Lágrimas en un mundo olvidado…

Los tejedores de cabellos, portada de Alamut

La estructura de Los tejedores de cabellos – capítulos

Andreas Eschbach ha escrito cada relato / capítulo con un protagonista diferente. Entre cada historia hay saltos temporales pero casi siempre en orden cronológico. El escritor nos hace descubrir el escenario de forma progresiva. El primer relato tiene lugar en una casa, luego descubrimos el pueblo de Yanahochia, y a medida que leemos salimos de la región y del planeta, y viajamos a otros mundos. Al final la historia abarca el extenso universo gobernado por el Emperador.

Te dejo aquí abajo la lista de los títulos de los relatos / capítulos (puede que tengan errores debido a mi traducción del francés). He puesto en negrita mis preferidos:

  • 1. Los tejedores
  • 2. Los mercaderes
  • 3. El predicador
  • 4. La alfombra perdida
  • 5. La mercadera ambulante
  • 6. El hombre que vino de fuera
  • 7. El recaudador de impuestos
  • 8. Los ladrones
  • 9. Los dedos del flautista
  • 10. El archivista del Emperador
  • 11. Jubad
  • 12. El rebelde y el Emperador
  • 13. Te volveré a ver
  • 14. El Palacio de Lágrimas
  • 15. Cuando volvamos a ver las estrellas
  • 16. El retorno
  • 17. La venganza eterna
  • Epílogo

Libro de ciencia ficción social

Como la excelente reseña de Consuelo Abellán indica, al principio la historia se desarrolla en un mundo con tejedores, mercaderes, recaudadores de impuestos que nos recuerda a historias medievales con gremios de artesanos más propios del género de la fantasía.

Pero enseguida encontramos naves espaciales viajando entre planetas, robots defendiendo estaciones espaciales, e incluso máquinas que aseguran la inmortalidad… Sin embargo, la ciencia y la tecnología no es lo que más destaca del libro. Si su lectura deja huella es por los múltiples temas sociales que evoca dentro de un imaginario excepcional. Veamos algunos:

Los tejedores de cabellos Space Opera social

La religión para controlar a la población

En el primer relato descubrimos la organización de los tejedores de alfombras de cabellos y el peso de esa tradición. Cada tejedor debe pasar toda una vida tejiendo una alfombra para poder legar el dinero de su venta a su único hijo varón. Esa línea de hombres recupera los cabellos de todas las mujeres de la familia: madres, hermanas, mujeres, concubinas, hijas… Pero, si por desgracia un segundo varón llega a la familia, la tradición quiere que se le sacrifique.

La población se somete a esa religión basada en un Emperador todopoderoso en el que hay que tener fe, sobre el que no se permite ninguna duda o herejía. Como si fuera un Dios. Esas alfombras deben servir para honorarle y decorar su Palacio en un planeta alejado que nadie ha visto.

Gracias a uno de los relatos (capítulo 3), con protagonista el profesor de Yanahochia, descubriremos algunos de los dogmas de fe, como, por ejemplo: “La desgracia se apodera de quien empieza a dudar del Emperador”. El profesor no puede permitirse tener dudas, su deber es enseñar la confianza a sus alumnos. Pero le cuesta controlar su curiosidad frente a los rumores que circulan.

¿Libro distópico?

Descubriremos que, como todo Imperio, el régimen político es totalitario, las personas no tienen la elección de su profesión, hay una regulación de la natalidad de varones, los cabellos de las mujeres son la materia prima de la economía y la denuncia es un arma de represión. Se puede incluso entender que los planetas habrían sido sometidos con bombas atómicas, lo que explicaría que vivieran como en la Edad Media. Por todo ese carácter de denuncia de un sistema totalitario, algunos expertos clasifican este libro dentro del subgénero de la distopía (ver ¿qué es distopía?). Aunque en ese caso sería un libro distópico original ya que la mayoría de la acción transcurre tras la supuesta rebelión, y la intriga común a todos los relatos es querer saber a dónde van las alfombras de cabellos y por qué. No es un space opera con batallas entre naves espaciales o planetas como «The Expanse», pero tampoco una distopía clásica como «1984».

La pérdida del sentido de la vida

El gremio de las alfombras de cabellos constituye la economía principal de varios planetas. Por lo que las creencias en el Emperador y la organización de la sociedad son interdependientes. Perder la fe puede implicar una desestructuración social y económica.

Como se indicaba en el resumen del libro, desde el principio descubrimos un rumor sobre la muerte de ese Emperador tan inaccesible. A partir de ahí otros relatos nos mostrarán personajes inestabilizados por un posible cambio de organización. Desde el tejedor que pierde una alfombra, el rebelde que obedece, el archivista que es despreciado, el flautista que lucha por su vocación… muchas historias están relacionadas con la búsqueda del sentido de la vida y con la crisis que engendra la pérdida de él.

“Nací en este mundo sin saber lo que me podía esperar de la vida. Solo el poder prometía logros, y seguí esa vía, lo suficiente para comprender que era falsa y que no llevaba a nada. Pero lo intenté.”   

dirá el Emperador en uno de los relatos.

Libro emotivo

No se trata de un libro de reflexión, son cuentos cargados de sensaciones y emociones: tristeza, amor paternal y fraternal, pasión, celos, admiración, respeto, venganza, humillación…  Cada historia nos impactará más o menos en función de nuestras vivencias. Y todo el mundo podrá encontrarse identificado con alguna de esas emociones. En mi caso, terminé el libro con el corazón encogido.

Los tejedores de cabellos libro de ciencia ficción social

Conclusión Los tejedores de cabellos

Es un libro que he situado en el top 5 de mis últimos años de lectura. Me ha gustado por sus personajes, por las emociones, por cómo construye el mundo y entrelaza las historias hasta el final, por sus temas sociales, por su simplicidad y al mismo tiempo su sentido de la maravilla. Discúlpame por adelantado por lo pesada que voy a ser recomendando este libro a todos los aficionados de ciencia ficción. 😊


Suscríbete a la lista de correo para estar informado de todo nuevo artículo de este blog:

La foto de la portada es de Yuri B, la imagen de la nave espacial alrededor de un planeta naranja es de Steve Bidmead y la de la estación espacial es de JCK5D. Todas ellas encontradas en Pixabay.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.