La controversia en «Los quinientos millones de la Begún», Julio Verne

En este momento estás viendo La controversia en «Los quinientos millones de la Begún», Julio Verne

Supe del libro «Los quinientos millones de la Begún» (1879) de Julio Verne cuando me estaba documentando para el artículo sobre las utopías clásicas (ver ¿qué es utopía?). El resumen indicaba que en esta novela existían una utopía y una distopía juntas, a través de dos ciudades que se enfrentan. Esa ambivalencia atrajo mi atención. Lo que no pensaba es que me haría redescubrir al escritor Julio Verne debido a las controversias alrededor de esta historia.

Los quinientos millones de la Begún de Julio Verne

Redescubriendo Julio Verne

Tengo la suerte de no vivir muy lejos de Nantes, la ciudad donde nació Julio Verne. Y he podido ir varias veces a visitar la Isla de las máquinas, creada por François Delarozière y Pierre Orefice. Se trata de un parque temático a medio camino entre el mundo imaginario del escritor, los proyectos de ingeniería de Leonardo da Vinci y el emplazamiento industrial de Nantes. En la isla podemos encontrar un auténtico bestiario de máquinas: un perezoso, gansos salvajes, y también un colibrí, un gusano y una araña gigantes. En algunos se puede incluso montar. Al exterior del parque hay un elefante mecánico de más de 4 pisos de alto que se pasea echando agua por la trompa. Podemos desplazarnos en su lomo al Carrousel del mundo marino de 25 metros de alto con tres tiovivos repletos de animales acuáticos mecánicos.

Los quinientos millones de la Begún Julio Verne

Visitar este parque fue revivir la lectura adolescente de algunos de los libros de Julio Verne. Como buen ratón de biblioteca que fui en mi adolescencia, leí los siguientes 8 clásicos: «Cinco semanas en globo» (1863), «Viaje al centro de la Tierra» (1864), «De la Tierra a la Luna» (1865), «Veinte mil leguas de viaje submarino» (1869), «La vuelta al mundo en 80 días» (1872), «La isla misteriosa» (1874), «Miguel Strogoff» (1876), y el «Rayo Verde» (1882).

Si no los conoces, te dejo esta página web donde podrás encontrar estos, y unos cuarenta libros más de Julio Verne, incluido «Los quinientos millones de la Begún». Todos de lectura gratuita y respetando los derechos de autor. Leer este libro me mostró una cara distinta del autor Julio Verne que no conocía. Pero antes de explicar por qué, empecemos con el resumen.

Resumen de «Los quinientos millones de la Begún»

¡Quinientos millones de pesetas*! ¡La herencia de la Begún Gokool! ¡El doctor Sarrasin no se lo puede creer! Su sueño puede por fin hacerse realidad: una ciudad ideal donde reinará la harmonía y la paz entre los hombres. En un páramo desierto, surgirá France-Ville, en algún lugar cerca de Oregón, en Estados Unidos. Pero el profesor Schultze reclama su parte de la herencia. Y sus proyectos son de una naturaleza completamente diferente… Construye, al lado de France-Ville, una fortaleza militar de acero muy bien custodiada: Stahlstadt. ¿Qué terrible secreto se oculta en esta ciudad? Un joven alsaciano, Marcelo Bruckmann, querrá descubrirlo.

Los quinientos millones de la Begún Ilustración

* Sí, pesetas. La traducción no es muy actual y la versión original francesa está en francos. Eso es lo malo de hablar de dinero en los libros.


Y ahora veamos los 4 temas en controversia alrededor de este libro:

1. La Controversia sobre la anticipación histórica del libro «Los quinientos millones de la Begún»

El libro fue escrito tras la guerra franco-prusiana de 1870 a 1871, que ganó el Imperio alemán. Con el tratado de paz que se firmó, Alemania ocupó unas zonas en la frontera con Francia: Alsacia (Alsace) y gran parte de Lorena (Lorraine). Francia solo los recuperaría en 1918 tras la Primera Guerra Mundial.

En la novela «Los quinientos millones de la Begún», el joven alsaciano ejercerá un papel de espía. Irá a vivir a Stahlstadt, la ciudad del malvado profesor Schultze (alemán), pero su corazón sera fiel a la familia del doctor Sarrasin (francés). Hay claramente un mensaje político de reivindicación contra la ocupación alemana de esas regiones de Francia.

«Los suizos, mis compatriotas, que los conocen bien, tienen la idea fija de que un francés avisado vale por dos… Lo de 1870 es una lección que se volverá contra ellos».

Dirá uno de los personajes, para que quede claro que la herida francesa sigue abierta…

Es una novela sencilla con los franceses en el papel de buenos y un pueblo alemán dirigido por un malvado profesor. Muchos lectores vieron en esta historia, publicada en 1879, un libro de anticipación de lo que sería la Primera y la Segunda Guerra Mundial. El profesor Schultze podría ser visto como una premonición de Hitler, debido a su defensa de la supremacía germánica y su política de armamento militar.

«Schultze, M.D. «privat docent» de química en la Universidad de Jean, conocido por sus numerosos trabajos comparativos sobre las diferentes razas humanas —trabajos en los cuales había demostrado que la raza germánica debía absorber a todas—; estaba claro que era él particularmente designado (…) para aniquilar a los pigmeos que se revelaban contra ella».

Pero en realidad, solo nos revela el malestar que existía entre ambos países tras la guerra franco-prusiana de 1870. Perder Alsacia y Lorena provocó en Francia una frustación profunda y duradera que contribuyó al aumento de un nacionalismo cargado de rensentimiento. Evidentemente este contexto marcaría el espíritu de los artistas franceses.

Julio Verne muestra una clara animadversión hacia los alemanes en la forma del profesor Schultze, algo que no aparece en el resto de sus obras. Será su único libro censurado en la lista Otto. Fue la lista publicada en 1940 por los alemanes que recopila los libros prohibidos en Francia durante la Ocupación.

2. La controversia sobre el origen de la ciencia ficción

El pionero de la ciencia ficción: Julio Verne

Esta novela pasó por las manos del editor francés Pierre-Jules Hetzel. Es el editor detrás del gran éxito de Julio Verne y de la difusión de la ciencia ficción a través de su Magasin d’éducation et de récréation (1864-1876). El objetivo del editor era defender la enseñanza gratuita, laica y obligatoria, ya que creía que el acceso al conocimiento era la base de la libertad de todos los ciudadanos. La revista, que inicialmente estaba ideada para un público adolescente, fue un éxito internacional para todas las edades. Y ahí fue donde Julio Verne publicó sus primeros relatos.

Julio Verne es considerado como un pionero de la ciencia ficción por su capacidad de anticipación científica (al igual que años más tarde H.G. Wells), y se le caracteriza, junto a su editor, por su preocupación en la divulgación de la ciencia y la tecnología. En «Los quinientos millones de la Begún», encontramos pequeñas explicaciones típicas de las obras de Julio Verne:

«¡Una velocidad inicial veinte veces superior a la velocidad obtenida hasta ahora…! ¡Algo así como diez mil metros o sea dos leguas y media por segundo…! ¡Casi la tercera parte de la velocidad con que la Tierra recorre su órbita…!»

Los quinientos millones de la Begún retrato de Julio Verne

El concepto de progreso detrás de la ciencia ficción

Los expertos en ciencia ficción han considerado durante años que este género surgió gracias al optimismo y a la confianza en el progreso debido a la ciencia y a la tecnología. Esto es patente en varias obras de Julio Verne, en particular, «La isla misteriosa». Pero este libro, «Los quinientos millones de la Begún», sorprendió a los expertos, ya que muestra un lado de Julio Verne menos optimista, preocupado por los posibles peligros de una ciencia mal gestionada y orientada.

La publicación en 1994 de su distopía «París en el siglo XX», escrita en 1860, mostró que esas preocupaciones estaban manifiestas desde sus primeros escritos. Quizás, fue el afán de su editor de fomentar la educación lo que impulsó a presentar solo el lado optimista del desarrollo de la ciencia y la tecnología. Quizás la ciencia ficción surgió simplemente por el auge de ese desarrollo y su divulgación, sin tener en cuenta las preocupaciones de los pensadores de la época.

3. La controversia sobre el autor de «Los quinientos millones de la Begún»

Lo que se sabe actualmente de esta historia es que fue reescrita por Julio Verne basándose en un manuscrito de Paschal Grousset titulado «La herencia de Langevol». Este periodista, político y escritor francés tenía una formación muy variada y una vida muy atormentada. Estudió medicina durante cuatro años, lo que puede explicar por qué France-Ville se preocupara tanto de la salud. Grousset propuso la novela a su editor Hetzel, y este se la propuso a Julio Verne para que la reescribira y publicara en forma de relatos cortos en el Magasin d’éducation et de récréation. Y así se hizo en 1879 antes de que fuera publicada como un libro.

Para algunos expertos, «Los quinientos millones de Begún» es la obra de Julio Verne más política, quizás por la influencia de Paschal Grousset que era ferviente opositor del régimen imperial. Esto explicaría también la animadversión hacia los alemanes que no caracteriza el resto de obras de Julio Verne.

4. La controversia sobre la utopía y la distopía en «Los quinientos millones de la Begún»

France-Ville es construida por el doctor Sarrasin con su mitad de la herencia, como una ciudad modelo en la que la higiene permitirá preservar la salud. Su prioridad es el bienestar, la educación y el equilibrio entre facultades morales, físicas e intelectuales. Elige para su construcción un lugar ideal entre mar y montaña, con un riachuelo de agua fresca y oxigenada que llega pura al mar. Nos dará incluso las reglas de urbanismo y urbanidad aplicadas. Estamos, pues, ante la descripción de una ciudad utópica (ver ¿qué es utopía?)

La Ciudad alemana del Acero del profesor Schultze, Stahlstadt, se convierte encambio en una fábrica de forjadores de cañones. Se extrae hierro y hulla de las minas y se transforma en acero fundido que permite fabricarlos. El aire está cargado de humo y ni un pájaro lo atraviesa. Solo se puede acceder atravesando fosos y fortificaciones con una autorización debidamente sellada, firmada y rubricada. Gracias al extraordinario capítulo en la Bolsa de San Francisco, descubrimos que el sistema de gestión de Stahlstadt está centralizado en el profesor. Tal y como funcionaría en un imperio o en un sistema totalitario. Es por esa crítica a la centralización del poder que se asocia la descripción de esta ciudad a una distopía (ver ¿qué es distopía?).

Los quinientos millones de la Begún La Ciudad de Acero

Pero estas asociaciones también tienen una parte de controversia.

Hay quien critica que en la ciudad utópica no todo el mundo tiene permiso de residencia. Por ejemplo, los trabajadores chinos que se emplean para su construcción son invitados a irse. Me recuerda que por entonces en la construcción del ferrocarril americano de Central Pacific se hizo venir a inmigrantes chinos al Oeste americano en pésimas condiciones. Esa competencia por el trabajo conllevaron a las primeras expresiones de racismo asiático.

Para defenderse del posible ataque del profesor Schultze, la población de la ciudad France-Ville se somete a un ritmo de trabajo casi militar. Y a pesar de que esa prueba une a los ciudadanos con un sentimiento patriótico, nos cuesta comprenderlo hoy como un mundo utópico.

La ciudad distópica tampoco es tan temible como podría serlo. Julio Verne no va a criticar la uniformización de la sociedad que Nosotros o Un mundo feliz criticaron años más tarde. El libro describe con admiración la eficacia del trabajo casi automatizado de los obreros alemanes bajo el silbato del capataz:

«En cuanto al colado, se realiza de acuerdo con el procedimiento Krupp, pero con una igualdad de movimientos admirable. Esta precisión en las maniobras constituye la gran fuerza alemana».

E incluso veremos que es en la Ciudad de Acero distópica que encontramos el momento más emotivo del libro en la relación casi paternal entre el espía Marcelo y un niño de 13 años, Carl.

Lo mismo que hay racismo en ambas ciudades, también se percibe que las mujeres están «protegidas«, no tienen derecho a trabajar en las minas, por ejemplo.

Conclusión de «Los quinientos millones de la Begún»

Gracias a su trama entrecortada por capítulos, es una lectura entretenida y agil. Tiene los defectos típicos de algunos libros clásicos: la falta intriga desde el principio y un narrador muy presente con un tono que puede resultar frío.

Si hacemos abstracción de los pequeños comentarios racistas y machistas que se pueden encontrar en muchas obras de aquella época, la lectura merece la pena. Permite redescubrir a Julio Verne avisándonos contra la centralización del poder y sobre el peligro de un mal uso de la ciencia y la tecnología.


Suscríbete a la lista de correo para estar informado de todo nuevo artículo de este blog:

La foto de de la portada es de Hieu Vu Minh encontrada en Unsplash. Las ilustraciones en blanco y negro son de Léon Benett, el retrato de Julio Verne es de Felix Nadar, y la foto del elefante y el Carrousel de la Isla de máquinas en Nantes es mía, protegida por derechos de autor.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.